Sustentabilidad y automatización. ¡Una obligación en tiempos de crisis!

0
2297

Para muchos es común escuchar y conocer que las emisiones de dióxido de carbono producidas, principalmente, por la quema de combustibles fósiles, que se realiza para producir la energía que alimenta ciudades, es la principal causa del calentamiento global. Lamentablemente, en los países en “vías de desarrollo” vemos esto como una realidad que debe ser atendida por las grandes potencias mundiales, pero lo cierto es que vivimos en un mundo globalizado, donde las acciones de cualquier comunidad repercuten directamente sobre esta crisis que amenaza nuestra permanencia como humanidad.

El venezolano común que requiere cubrir las necesidades básicas, ve
esta problemática como algo muy distante donde no puede aportar
mucho. En el caso de los constructores y/o promotores que luchan
por mantener con vida las organizaciones que representan, desarrollan sus obras considerando los mínimos gastos posibles en función de su gran
experiencia del negocio y en función de esto la mayoría ve el tema de las
construcciones sustentables como una tendencia de mucho interés,
donde, sin duda alguna, deben llegar en un futuro, pero que en este momento es impensable porque seguro es más costoso construir en función
de lo que establecen las metodologías que logran las certificaciones,
que construir de la forma con la que han tenido éxito a lo largo de toda
su vida profesional.

El sello de una certificación de sustentabilidad en un nivel específico
no es más que el reconocimiento a las buenas prácticas durante el diseño y construcción, siendo uno de los puntos más importantes el dimensionamiento de los subsistemas que formarán parte de la instalación, los cuales serán comparados con ese edificio tipo que se ha comentado
anteriormente, con esto se obliga a los profesionales a considerar en sus
diseños las recomendaciones más actualizadas, para ello las herramientas de simulación energética son fundamental, permitiendo identificar
posibles sobredimensionamiento que tanto daño hacen al presupuesto de la obra.

Innovar en tiempos de crisis es vital para garantizar la permanencia de
cualquier negocio y aunque esa forma de vida siempre se relaciona a la
necesidad de invertir montos adicionales a los planificados, no hay nada
más imposible y costoso que desear optimizar e incrementar las ganancias de cualquier desarrollo haciéndolo siempre de la misma manera.