Discurso del Presidente Dr. Pedro Schlaefli en la entrega del Premio Anual de la Construcción 2014

0
1003

Buenas noches estimados representantes del gobierno regional, gobierno municipal, Fedecamaras Zulia, presidentes de Cámaras, iglesia, la banca, medios de comunicación, universidades constructores, homenajeados, colegas, amigos, señoras y señores.

Una sociedad no solo se le conoce por los hombres que produce sino también por los hombres que honra.

Expreso un profundo agradecimiento a todos los constructores del estado Zulia.

En especial a los agrupados en la Cámara de la Construcción del Zulia, la cual este año 2014 arribó a sus 60 años de existencia, gracias al trabajo de gente visionaria que concibió la creación de nuestra apreciada Cámara, con el fin de defender los intereses, valores y principios de los constructores zulianos.

A pesar de los tiempos turbulentos con orgullo podemos decir que continua la edición del premio anual de la construcción del Zulia, actualmente en su cuadragésima segunda emisión.

Gracias a la tenacidad de gente que cree en lo que hace, con pasión y motivación, engrandeciendo al estado Zulia, a ustedes nuestro agradecimiento.

Este nos llena de optimismo, pero con los pies sobre la tierra, porque no podemos pasar por alto que el sector construcción acumula 17 trimestres de caída de acuerdo a fuentes oficiales, y lamentablemente en la actualidad, el Banco Central de Venezuela dejó de reportar las referidas cifras.

Solo se observó un pequeño repunte con el reinicio de la construcción de centros comerciales, después de la flexibilización de la ley que regula los mismos.

Finalizando el año 2014 vemos con tristeza como la gaveta bancaria para vivienda se ha quedando fría en más de un 60%, seguramente estos recursos serán convertidos en bonos.

Se perderá la época de verano, sin lluvia para desarrollar urbanismos.

Con referencia al dialogo con el estado a través del Ministerio de Vivienda y Hábitat, se han tendido puentes que han favorecido acercamientos y una mayor comunicación, sin embargo a la fecha aun no vemos ni solución ni avance en los temas tratados como precios de viviendas sociales, falta de materias primas y materiales, inseguridad, la solución prometida sobre la invasión del proyecto de uno de nuestros agremiados, el suministro de materia prima a nuestro agremiado M2 para la fabricación de paneles de anime para construcción de viviendas, entre otros.

Por otra parte, si bien consideramos que el estado debe participar apoyando al comprador de vivienda que no tenga los recursos, también debe permitir que los constructores privados ejecutemos con un precio justo y adecuado, los proyectos de desarrollo de viviendas.

Hoy en día han aumentado los problemas de suministro de materiales, la escases de cemento es cada vez más crítico, superando la del acero con creces.Actualmente se produce un 50% menos de cemento que hace 6 años. A la escases del cemento también se suma la de materiales eléctricos, como cables, transformadores, entre otros.

La inseguridad en las obras cada vez es mayor, afectando más duramente a nuestros pequeños y medianos agremiados. Incluso los sindicatos están preocupados.

La falta de repuestos para los equipos y maquinarias se agudiza, empresas parcialmente paralizadas por falta de artículos tan simples como baterías y cauchos.

Se ha incrementado el ausentismo laboral, en muchos casos por causas tan increíbles como que no se encuentren medicamentos básicos como el acetaminofén, necesario para el tratamiento tanto de enfermedades menores como para la actual chikungunya, que está causando estragos hasta en nuestro medio.

Para finalizar este punto también debemos destacar que nuestros miembros de los sectores de desarrollo de infraestructura y contratistas petroleros, se han visto afectados gravemente por los incrementos de precios, tanto que no se presentan a las licitaciones del estado, primero porque no se reconoce los incrementos de precios en los materiales en los tiempos adecuados, así como de equipos, además de la demora en los pagos.

También encontramos que por aspectos políticos y la búsqueda de precios bajos se sacrifica la calidad de las obras, cuando deben prevalecer los criterios técnicos.

Pero dentro de este contexto nos encontramos constructores trabajadores, que enfrentamos con madurez, perseverancia y habilidad todas estas adversidades, llevando a cabo nuestros proyectos, superando los obstáculos.

Los constructores somos gente con capacidad de enfrentar las molestias, las lamentaciones, los colapsos, y con humildad y madurez, logramos obras con propósito para la vida, la educación, la comunicación, la salud, la recreación, entre otras. Cambiamos nuestra realidad ante las circunstancias.

Hoy con orgullo podemos decir que NOSOTROS LOS CONSTRUCTORES TENACES, agrupados en la Cámara de la Construcción del Zulia, actuamos como remeros de un bote, donde cada uno tiene la responsabilidad de remar en una misma dirección, si no lo hacemos solo giraríamos sobre nuestro eje y perderíamos el rumbo.

Día a día remamos venciendo corrientes, la inclemencia de las tempestades, los momentos de oscuridad, con disciplina, sentido de propósito, amor al trabajo, tratando de mantener la velocidad del bote constante, para alcanzar nuestro destino, que no es otro que llenar de obras de construcción al estado Zulia.

En este orden de ideas, retomamos las conversaciones sostenidas con el estado venezolano haciendo propuestas para desarrollar obras a través de la Participación Público-Privada, las PPP, que no es que la ejecución de un proyecto donde el sector privado hace todo lo que es la ingeniería, procura y construcción e inclusive consigue el financiamiento nacional o internacional para la ejecución de las obras de infraestructura. Me explico, “el Estado pone la garantía soberana para que las bancas de inversión faciliten los recursos, presten este dinero al consorcio entre el Estado y la empresa privada o las empresas privadas o un consorcio de empresas privadas”. Las PPP permiten la Construcción de nuevas autopistas, hoy en día tenemos el ejemplo de Colombia donde se han desarrollado unos 10 mil kilómetros de vialidad bajo esta modalidad.

Cabe recordar que la conformidad es el carcelero de nuestra creatividad y enemiga de nuestro crecimiento, sigamos remando juntos y los que no lo están haciendo acompáñennos a remar, nunca nos conformemos, busquemos nuevas formas de remar juntos, de alcanzar metas.

Recordemos que elegimos seguir construyendo no porque fuera fácil……

Gracias, feliz navidad y prospero año 2015. Buenas noches.

Dr. Pedro Schlaefli Maracaibo 03 de diembre de 2014.